Acerca de…

«¿Ya lo checaste?» es un esfuerzo pequeño e independiente que arrancó el 23 de septiembre de 2015. Aquí trataré de dar respuesta a algunas de las preguntas que se han hecho (y algunas que todavía no, pero seguro tienes) acerca de «¿Ya lo checaste?».

¿Cómo surge la idea y quiénes la empiezan?

La idea surge de algo que seguramente te has preguntado al ver ciertas publicaciones de tus contactos en Twitter o Facebook: ¿cómo es posible que no se den cuenta que es falso? En Internet, tengo más de veinte años peleándome en línea por esto, ya sea en los foros del extinto CompuServe, los newsgroups de Usenet, o Twitter y Facebook en la actualidad. Este sitio está escrito, hasta el momento, por una sola persona. Para efectos prácticos, me conocerás solo como un checador. Mucho gusto.

¿Por qué no utilizas tu nombre?

Simplemente porque aprecio mucho mi privacidad y la de los míos. Nada más. No hay ninguna agenda oculta ni estoy respaldado por ningún grupo o algo parecido. Los únicos apoyos que recibo son las porras de mi familia.

¿Cómo saber que no eres un «peñabot»?

Es curiosa la facilidad con la que te etiquetan cuando lo que escribes contradice lo que el otro opina. Debería existir una variante de la Ley de Godwin que aplique en estos casos. Cuando pienso en ello, encuentro divertido el contraste de algunas de las etiquetas que me han puesto: huarachudo, facha, sionista, rojillo, amlover, panazi, chairo, anti-peje, etc. Dicen que no se le puede dar gusto a todos, pero parece que me las he arreglado para darle disgusto a la mayoría. Como le dije a Gerardo Albarrán, quisiera decir que me han dicho cosas peores que peñabot, pero no hay muchas.  Un peñabot se desvive en alabanzas a Peña. Yo lamento que tengamos que aguantarlos a él y al PRI otros tres años.

¿Tu objetivo es verificar la autenticidad de las notas periodísticas?

En realidad, no. La idea principal del sitio es verificar las notas y fotos falsas que aparecían en Facebook y Twitter. Resulta ser que varias de ellas son o provienen de notas periodísticas.

¿Tiene algo que ver Tania De la Garza con este sitio?

No. Leí su «Carta a Denise Dresser» y le pedí autorización para publicarla. Me pareció importante dar a conocer el punto de vista de una madre de un niño con autismo sobre el artículo «Presidente perdido».

Pero, ¡ya le publicaste tres artículos!

Y publicaré más si me lo pide. En mi opinión, la inclusión es uno de esos temas casi invisibles en México que esperamos se resuelvan solos. El tema tiene muy poca difusión. Si en algo puedo ayudar, no veo el problema.

¿Eres periodista o tienes alguna profesión afín?

No, mi ámbito es la informática. Aunque me hubiera gustado mucho dedicarme al que Gabriel García Márquez llamó «el mejor oficio del mundo».

Entonces, ¿qué autoridad tienes para criticar el trabajo de la prensa?

Ninguna. Solo soy un lector.

¿Por qué buscar textos reciclados de Denise Dresser?

No los busqué, los encontré cuando estaba buscando otra cosa. Fue como encontrarte un billete en la calle cuando estás buscando la moneda que se te cayó. Como a otras personas, encontré discriminatoria la forma en la que usó los estereotipos del autismo en su artículo «Presidente perdido». Quise ver si era la primera vez que lo hacía, así que escribí tres palabras en el buscador de Reforma: Denisse Dresser autismo. Ordené los resultados por fecha y el segundo que apareció fue «El presidente autista». Consulté a dos periodistas y la recomendación fue la misma: publicar lo que encontré. Lo que quiero dejar muy en claro es esto: lo que me parece reprobable es el hecho de copiar y pegar textos enteros haciéndolos pasar por nuevos, no  sus ideas o su postura política. En mi opinión, México necesita más periodistas como ella que se atrevan a decir que «el emperador está desnudo», que sean contrapeso y no comparsa, que reten a la autoridad, que cuestionen las «verdades históricas». De los otros, tenemos demasiados.

¿Cómo puedo ponerme en contacto?

Si después de esto tienes más preguntas, puedes enviarme un correo a unchecador@gmail.com. También puedes seguirme en Twitter. Trataré de contestarte lo más rápido posible. Si lo que envías es información sobre una nota, lo único que te pido es lo que siempre buscamos: que las fuentes sean 100% verificables.

¿Ya lo checaste?