Tania De la Garza: Carta a Denise Dresser

Tania De la Garza conduce junto a Guadalupe Barajas el programa de radio Inclúyete, en Capital21. Es Abogada y mamá orgullosa de niño , . La siguiente carta es publicada con su autorización.

Carta a Denise Dresser

Aquí mi crítica e indignación respecto a tu opinión: «Presidente perdido» en donde lo describes con «AUTISMO POLÍTICO».
Antes que nada, quiero decirte que en diversas ocasiones te he escuchado o leído y el día de hoy estoy en TOTAL DESACUERDO con tu opinión publicada el 28 de septiembre de 2015 en «El Mañana». Una opinión preocupante, ya que mucha gente suele leerte y/o escucharte e influenciarse por tus opiniones.
Es una pena que te refieras a un «autismo político» y peor aún que lo hagas para ofender, humillar y despreciar la manera en la que se conduce un político.
No sabes la lucha diaria e incansable de las madres como yo, que tenemos a un hijo con autismo, el cual dista muchísimo de la idea (basada en la ignorancia) que tienes de esta condición de vida.
Contrario a lo que tu mencionas, mi niño me escucha, me responde, ha aprendido a detectar los peligros, habita en NUESTRO mundo, no en su mundo propio y RARO o planeta paralelo como lo refieres.
Escribes: «Pero como todos los autistas políticos, Peña Nieto enfrenta un déficit de sensibilidad», déjame decirte que los niños con autismo sienten y a veces son mucho más sensibles que el resto de las personas. Aman, ríen, juegan, lloran corren y suelen disfrutar detalles que para otros pasarían desapercibidos.
También señalas: «Por ello no llama la atención que -como los autistas- enfrente dificultades para entenderse con los padres de Ayotzinapa». Déjame decirte que si con alguien logran entenderse los niños con autismo es con sus padres, justamente porque somos los que los educamos, amamos, cobijamos, entendemos, les llamamos la atención cuando es necesario y luchamos como fieras día a día para lograr el respeto, la inclusión e igualdad que todo ser humano se merece y que por gente como tú se convierte en un río al que debemos enfrentar, nadando contracorriente, ese gran río de la ignorancia, la desigualdad, la falta de equidad y la insensibilidad de todos los que piensan como tú.
Dices: «Para mala fortuna de los mexicanos, el autismo es incurable. La enfermedad presidencial no tiene remedio ni salvación». Qué equivocada estás, lejos de ser una mala fortuna, para la mayoría de los padres, amigos y gente que se relaciona con personas con autismo, es una gran fortuna, son personas que llegan a transformar nuestras vidas, que nos han hecho apreciar y disfrutar cada detalle, nos han venido a enseñar tantas cosas que creo que con la imagen tan distorsionada que tienes del autismo, no cabrían en tu cabeza. Nuestros hijos con autismo no requieren remedio ni salvación, simplemente son únicos e irrepetibles como tú o como yo y bajo una condición de vida que es el trastorno del espectro Autista, lo cual no los hace ni más o mejores, ni menos o peores que tú.
Ojalá recapacites y te des cuenta que el artículo que escribiste muestra lo peor de ti, tu parte obscura e insensible frente a un México que requiere de periodismo serio, respetuoso y comprometido con la sociedad.
Tu crítica a políticos los puede definir como corruptos, ignorantes, insensibles, flojos, etc. Pero NUNCA utilices un trastorno, condición de vida o una enfermedad en sentido peyorativo, porque el mensaje que das a los demás, desgraciadamente como el de muchos periodistas influye y en este caso fomentan a que muchos mexicanos sigan viviendo en la ignorancia respecto al tema del Autismo.
Mi hijo es honesto (no suele mentir), es cariñoso, inteligente, creativo, audaz, fuerte y se esfuerza cada día por ser una mejor persona. Por favor no vuelvas a humillarlo a él ni a millones de personas que se encuentran en esta condición de vida.
Atte.
Tania, mamá de Gerardo.

Sigue a Inclusión México en Twitter como @inclusionmex para estar más informado sobre temas como  y .

También te recomendamos seguir a Tania De la Garza en @delagarzatan, y a Guadalupe Barajas en @LupisFast.

Comentarios