No es nuevo para Denise abusar del autismo como adjetivo… ni del autoplagio

No es Presidente perdido la primera columna en la que Denise Dresser utiliza el autismo como adjetivo peyorativo. Tampoco es la primera vez que la escribe.

20151004-1

Denise Dresser afirma que las conductas del presidente son las de un autista. Dice que «… ríe sin tener motivos aparentes para hacerlo; actúa como si estuviera sordo; no tiene ninguna apreciación del peligro; habita un mundo propio». Agrega que tiene «… rutinas, rituales, movimientos repetitivos». Dice que Vicente Fox «… continuará demostrando la falta de realismo que lo ha acorralado…».

Un momento. ¿¡Vicente Fox!?

¿Quién lo dice?

Esta vez, somos nosotros quienes lo decimos.

Denise Dresser ha usado los peores estereotipos del autismo para describir conductas o situaciones desde hace ya varios años. Nos vino a la mente el videocomentario El autismo de la Iglesia, por lo que decidimos investigar.

Encontramos que no era la primera vez que sucedía, y tampoco la primera vez que escribía la misma columna hablando del autismo del presidente, aunque lo hiciera para dos presidentes distintos.

La ética en el periodismo parece  ser exclusiva de otros países, algo que en México no tiene cabida, como lo demuestra la nula respuesta de Proceso por el uso de un cheque falso en el reportaje de Jenaro Villamil.

Esto nos hace suponer que Denise no tendrá problemas en Reforma, donde parece ser que no les molestó que en 2004 llamara presidente autista a Fox, que en 2015 dijera lo mismo de Peña Nieto o que les vendiera la misma columna once años después.

Pero no nos creas, mejor…

Si ¿Ya lo checaste? te dice que esta no es la primera vez que Denise abusa del autismo como adjetivo o del autoplagio, chécalo

Estos son las columnas que debes checar:

  • Se busca perredista perdida, publicada en Reforma el 15 de marzo de 2004.

«Rosario Robles no alcanza a comprenderlo. Lo más desconcertante de los últimos días no han sido sus lágrimas sino su autismo».

  • Contra el enemigo equivocado, publicada en Reforma el 12 de abril de 2004.

«La comparecencia de Condoleeza Rice sólo constata el autismo de su jefe y quienes lo rodean».

  • El presidente autista, publicada en Reforma el 7 de junio de 2004.

«Como cualquier autista, ríe sin tener motivos aparentes para hacerlo; actúa como si estuviera sordo; no tiene ninguna apreciación del peligro; habita un mundo propio».

  • Un balance informado y necesario, publicada en Nexos el 1 de enero de 2007.

«La transición necesita y exige más que el presidente habite el país imaginario que sólo existe en su cabeza. Y esa especie de autismo presidencial…».

  • Bitramposaurio, publicada en Reforma el 13 de agosto de 2007.

«El gobierno del Distrito Federal haría mal en cerrar los ojos frente a ellos. Sobre todo cuando le urge diferenciarse del autismo ante muchas causas ciudadanas que demostró su predecesor». El predecesor al que se refiere es Andrés Manuel López Obrador.

  • Autogolpe, publicada en Reforma el 3 de diciembre de 2007.

«Insensibles o autistas cuando optan por descartar los 377 expedientes relacionados con delitos sexuales cometidos contra menores».

  • Anular es votar, publicada en Reforma el 15 de junio de 2009.

«Porque queremos ayudar desde afuera a los que intentan reformar desde adentro; a aquellos que enfrentan cotidianamente la resistencia de partidos autistas que defienden intereses enquistados».

  • En familia, publicada en Reforma el 8 de marzo de 2010.

«La respuesta de la Iglesia ante al escándalo revela su lado más oscuro: una propensión persistente a la arrogancia; una cerrazón preocupante ante la crítica; un autismo alarmante ante el sufrimiento de sus feligreses».

  • Decencia ausente, publicada en Reforma el 14 de junio de 2010.

«Un año de padres desesperados y autoridades autistas».

  • El país de uno, Editorial Aguilar, septiembre de 2011.

«Insensibles o autistas cuando optaron por descartar los 377 expedientes relacionados con delitos sexuales cometidos contra menores».

Publicado con anterioridad en Autogolpe el 3 de diciembre de 2007 en Reforma.

«México es más que un puñado de gobernantes corruptos, de empresarios inmorales, de criminales organizados, de jueces autistas».

«Porque queremos ayudar desde afuera a los que están intentando reformar desde adentro; a aquellos que enfrentan cotidianamente la resistencia de partidos autistas que defienden intereses enquistados».

No, no nos equivocamos. Utilizó  parte de lo que ya había publicado en Anular es votar en 2009 para Reforma.

  • Macanazo, publicada en Reforma el 3 de octubre de 2011.

«Porque México es más que un puñado de gobernantes retrógradas, de legisladores paternalistas, de jueces autistas».

Muy parecido a lo que publicó en su libro El país de uno.

  • Ni derechos ni seguridad, publicada en Proceso 1829 el 19 de noviembre de 2011.

«…  sus casos languidecen dentro de una burocracia autista, una policía impune, un Ejército protegido».

  • El autismo de la Iglesia, videocolumna en SinEmbargo del 27 de marzo de 2012.

«La respuesta de la Iglesia ante el escándalo revela un autismo alarmante».

  • Carta abierta a Ratzinger, publicada en Proceso 1895 el 24 de febrero de 2013.

«La respuesta de la Iglesia ante el escándalo revela su lado más oscuro: una propensión persistente a la arrogancia; una cerrazón preocupante ante la crítica; un autismo alarmante ante el sufrimiento de sus feligreses».

De nuevo, no es error nuestro. Utilizó la misma  columna de 2009 En familia en Reforma para la videocolumna de 2012 El autismo de la Iglesia en SinEmbargo, reciclándola de nuevo en la Carta abierta a Ratzinger.

  • La progresista perdida, publicada en Reforma el 29 de abril de 2013.

«… Rosario Robles no alcanza a comprender la dimensión del problema. Lo más desconcertante de los últimos días no ha sido su evasión ante lo ocurrido sino su autismo».

Es casi la misma columna, palabra por palabra, que Se busca perredista perdida del 15 de marzo de 2004.

  • Presidente perdido, publicada en Reforma el 28 de septiembre de 2015.

«Como cualquier autista, ríe sin tener motivos aparentes para hacerlo; actúa como si estuviera sordo; no tiene ninguna apreciación del peligro; habita un mundo propio».

Sí, es exactamente la misma frase que usó para describir el comportamiento de Vicente Fox en El presidente autista del 7 de junio de 2004. De hecho, es la misma columna, solo cambiando nombres y situaciones.

 

¿Ya lo checaste?

Comentarios